Como dijo el premio nobel de la paz Elie Wiesel: “Queda claro que nunca podremos entender la crueldad y falta de humanidad del verdugo, o la pureza humana de las víctimas. No obstante, la cuestión aquí no es comprender los hechos, sino conocerlos. La aceptación de nuestra incapacidad para comprender los hechos es modestia y la resistencia a conocer los acontecimientos es prueba de arrogancia e indiferencia”.

Esta reflexión fue una de las que encabezó los actos de Iom Hashoá, fecha trascendental para toda la comunidad judía, en la que se recuerda el Holocausto y a los héroes y mártires que fueron víctimas del genocidio nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Luego de que alumnos de la Escuela compartieron el himno de los Partisanos, distintos integrantes de la institución y sobrevivientes de la Shoá prendieron los candelabros de seis velas en memoria de las víctimas.

El Prof. Avi Gonen, Director Operativo de la Escuela, y el Prof. Diego Chamma recitaron el Kadish de duelo y la oración “El Maleh Rajamim”. A continuación, se realizó un minuto de silencio.

La memoria y la transmisión de lo vivido son aspectos centrales de este día, por lo que además de conmemorar a las 6.000.000 víctimas, Noelly Talgham y Eva Rosenthal, ambas sobrevivientes del Holocausto, compartieron sus testimonios ante decenas de alumnos y profesores.

 

Testimonio de Eva Rosenthal

“El momento más trágico de mi vida fue no saber si iba a poder volver a ver a mi familia”, dijo Eva durante la charla.

Durante el encuentro detalló cómo, junto a su mejor amiga, fue llevada a un campo de concentración y logró escapar para jamás volver. “Yo era una chica muy húngara y sentía que debía tomar mis propias decisiones, no quería más estar ahí”, explicó.

Además, Eva compartió cómo fue el momento en el que se reencontró con sus padres. “Recuerdo que me costó reconocer a mi papá. Al verlo lo abracé y pienso que me desmayé”, expresó emocionada, al tiempo que agregó: “Cuando todo terminó empezamos una nueva vida. Fue muy difícil, pero nos salvamos”, finalizó.

 

Testimonio de Noelly Talgham

Notablemente conmovida, la invitada relató que nació en Bruselas y que sus padres murieron en Auschwitz. “Estoy acá por un milagro. Todo lo que voy a contar lo tuve que investigar durante cincuenta años. Era muy chica y no entendía mi origen ni lo que ocurrió. Hasta hace poco no había visto ni una foto de mi papá”, explicó al auditorio.  

Noelly contó que ella no estuvo en el Holocausto ya que su mamá fue visionaria y la dejó en un lugar seguro. “Pasé por tres familias: mis padres de origen, una familia belga de la que nunca me voy a olvidar porque me salvó la vida y cuidó por ocho años, y otra sefaradí que me adoptó y me llevó de Londres a Río de Janeiro, hasta llegar a la Argentina”.

También aseguró que muchas veces se sintió una incomprendida porque no podía hablarle a la gente acerca de su origen o religión, pero que tenía claro que su único objetivo era salvarse.

Antes de despedirse, sostuvo que resulta fundamental “recordar, nunca flaquear y poder transmitir lo sucedido para que jamás vuelva a pasar”.

Fecha: 3/5/2019 | Creado por: Julieta
Categoria: Hoy destacamos
Etiquetas: