En la mitad del siglo XIX surgió un gran movimiento literario y artístico en Europa: el realismo social. A través de esta actividad vamos a conocer sus características y reflexionar sobre la vigencia de un tipo de construcción literaria que sigue vigente.

1) Recorremos juntos algunas pinturas del movimiento realista del siglo XIX en Europa: Pinacoteca realista

 

2) Leemos el siguiente texto explicativo:

El realismo

Imaginar mundos posibles

Las narraciones literarias crean una realidad posible: ese mundo creado es siempre una construcción de la imaginación, que obedece sus propias reglas. Así, un personaje no tiene por qué actuar como esperamos que actúe en el mundo real, porque sus acciones siguen las leyes del relato y no las leyes de la vida.

Los relatos realistas están construidos de un modo tal que crean la ilusión en el lector de que el mundo que muestran es como el mundo en que vivimos y del que tenemos experiencia.

Se denominan “realistas” justamente porque la forma en que están narrados los hechos crea en el lector la “ilusión” de que todo lo que está leyendo puede formar parte de la realidad (por ejemplo, un hombre se reencuentra con un viejo amor; una chica debe enfrentar a su familia  para lograr lo que desea, etc.). Pero no por eso hay que creer que sus historias hayan sucedido en la realidad; suelen ser ficción.

Las narraciones realistas llegan a su expresión más perfecta en la segunda mitad del siglo XIX  europeo: domina entonces la idea de que la razón puede explicar causalmente  la vida del hombre en sociedad y su interacción con la naturaleza. Tenemos que distinguir entre el movimiento europeo que dio origen al realismo social de la presencia del verosímil realista a lo largo de toda la historia de la literatura.

 

“El arte no es simplemente reflejo de la realidad sino que toma partido por algo o contra algo. El espejo del arte no es inerte ni inanimado. No está dotado de la objetividad de un instrumento científico, pues no sólo es observador sino también participante. No existe arte sin una participación apasionada en la realidad que se quiere representar. La noción de reflejo solo define imperfectamente esta participación artística”.

Ernst Fischer, “El problema de lo real en el arte moderno”, en Realismo, ¿mito, doctrina o tendencia histórica?, Buenos Aires, Tiempo Contemporáneo, 1969, p. 98.

3)  Descargá el archivo adjunto del artículo y junto a tu compañero, lee el cuento de Tolstoi "Pobres Gentes" y resolvé las consignas.

Para seguir leyendo otro cuento realista de Tolstoi podés ingresar en el siguiente link:  "Sin querer"

 

 

 

 

 

 

Fecha: 16/5/2018 | Creado por: Matias
Categoria: Segundo bimestre