Micaela Kelman y Luana Wolff

Al terminar el mediodía, maso menos las 14 horas, una chiva estaba en una biblioteca extraña donde estaban todas las cortinas y ventanas cerradas, no entraba ni un rayo de luz.

De repente entra un señor bastante raro, el era de piel muy blanca y tenia unos ojos rojizos. El le dijo –tu crees en las leyenda de Drácula? – no – respondió ella. El se convirtió en murciélago y se fue volando

Fecha: 14/3/2018 | Creado por: Micaela
Categoria: Microcuentos
Etiquetas: