En esta clase vamos a reflexionar sobre el uso del lenguaje en la novela de Salinger.

 

1) - En esta ocasión, vamos a leer el artículo del crítco literario Carlos Gamerro que nos habla de Salinger y El guardián entre el centeno. Lean el artículo disponible en este archivo y respodan las preguntas que aparecen a continuación 

a. ¿Cuáles son las características de El guardián emtre el centeno que la convirtieron en una novela novedosa para la época en que fue publicada?

b. Según Gamerro, ¿qué busca el narrador, Holden, al interpelar al lector?

c. ¿Cuál es el rasgo que delata que el autor no es un adolescente? ¿Estás de acuerdo?

d. ¿En qué sentido se puede pensar al adolescente como una invención reciente? Explicá.

e. Gamerro afirma que Salinger participó con sus textos de la invención de la cultura joven, de la invención de los jóvenes. A partir de la lectura de El guardián entre el centeno y del texto de Gamerro, resolvé las consignas a continuación:

  • ¿Cómo es el “joven” que vemos en El guardián entre el centeno?

  • ¿Cuál es el “truco” que según Gamerro utiliza Salinger para inventar a este joven y por extensión, una cultura joven? Explicá.

  • ¿Qué diferencia en Salinger a los jóvenes de los adultos? Buscá en El guardián entre el centeno un fragmento en el que se evidencie esta diferencia.

Una de las particularidades de Holden Caulfield (que causó atracción y rechazo en los lectores de su tiempo) es el uso del lenguaje coloquial y propio de la juventud de su tiempo. En cada momento histórico, las generaciones van gestando un vocabulario propio, entonaciones y frases que los identifican der las generaciones mayores. Veamos este video para reflexionar juntos: 

 

 

2) - A continuación te proponemos traducir algunos fragmentos de El guardián entre el centeno al vocabulario actual: 

 

Conversación con Ackley 

Volví a sentarme en el sillón y él empezó a cortarse esas uñas enormes que tenía, duras como garras.

—¿Y si lo hicieras encima de la mesa? —le dije—. Córtatelas sobre la mesa, ¿quieres? No tengo ganas de clavármelas esta noche cuando ande por ahí descalzo. Pero él siguió dejándolas caer al suelo. ¡Vaya modales que tenía el tío! Era un caso.

—¿Con quién ha salido Stradlater? —dijo. Aunque le odiaba a muerte siempre estaba llevándole la cuenta de con quién salía y con quién no. —No lo sé. ¿Por qué? —Por nada. ¡Jo! No aguanto a ese cabrón. Es que no le trago.

—Pues él en cambio te adora. Me ha dicho que eres un encanto. Cuando me da por hacer el indio, llamo «encanto» a todo el mundo. Lo hago por no aburrirme. —Siempre con esos aires de superioridad... —dijo Ackley—. No le soporto. Cualquiera diría... —¿Te importaría cortarte las uñas encima de la mesa, oye? Te lo he dicho ya como cincuenta...

—Y siempre dándoselas de listo —siguió Ackley—. Yo creo que ni siquiera es inteligente. Pero él se lo tiene creído. Se cree el tío más listo de...

 

Conversación telefónica con Sally 

Pero como les iba diciendo, al final me decidí a llamarla. Primero contestó la criada. Luego su padre. Al final se puso ella.

—¿Sally? —le dije. —Sí. ¿Quién es? —preguntó. ¡Qué falsa era la tía! Sabía perfectamente que era yo porque acababa de decírselo su padre.

—Holden Caulfield. ¿Cómo estás? —Hola, Holden. Muy bien, ¿y tú? —Bien también. Pero, dime, ¿cómo te va? ¿Qué tal por el colegio?

—Muy bien —me dijo—. Como siempre, ya sabes... —Estupendo. Oye, ¿tienes algo que hacer hoy? Es domingo, pero siempre habrá alguna función de teatro por la tarde. De esas benéficas, ya sabes. ¿Te gustaría que fuéramos? —Muchísimo. Es una idea encantadora.

Fecha: 1/11/2017 | Creado por: Matias
Categoria: Tercer trimestre
Etiquetas: guardian entre el centneo, salinger, guadalupe tavella