A continuación nos introduciremos en el género dramático

Este es el video que vimos

CONCEPTOS SOBRE GÉNERO DRAMÁTICO

            Toda obra artística en general es una forma de expresión por medio de la cual un individuo se pone en contacto con sus contemporáneos manifestando su visión del mundo, sus vivencias o sus deseos. La obra literaria, dentro de las manifestaciones artísticas posee la particularidad de que su modo de expresión son las palabras; pero la obra literaria no es sólo algo dicho sino que algo dicho de una manera determinada que es la conveniente o elegida según lo que se desee expresar. Es decir, que la conformación estética que adopta el texto literario está  absolutamente ligada al sentido que se desea transmitir, al género al cual la obra pertenece y a la época y a las corrientes literarias en las cuales el autor está inmerso.

            Dentro de lo que es literatura distinguimos, según el tipo de escritura que los caracteriza, tres grandes géneros literarios:

  • el lírico (en el que un yo poético se expresa, en general, en verso)
  • el narrativo (género en prosa en el que un narrador es el intermediario entre lo que se cuenta y el lector, mediatizando la historia con su propio punto de vista –cabe aclarar que puede haber más de un narrador-)
  • el dramático (en el que el lenguaje, adoptando básicamente una forma dialogada, da cuenta del accionar de los personajes).

            Es este último género el que explicaremos en las páginas siguientes.

 

La obra dramática

 

            Tradicionalmente existe una tendencia a considerar, dentro del género dramático, la obra dramática o texto escrito como concebido para ser representado y que no concreta todas sus potencialidades artísticas sino en el momento en que un director lo lleva a escena. Aquí diferenciaremos como entidades con características propias lo que es la obra dramática como texto literario (como uno de los tres  grandes géneros literarios mencionados anteriormente), de lo que es la obra teatral, texto representado o también llamado texto espectacular.

 

Obra dramática (texto escrito, literario) – Emisor: dramaturgo – Receptor: lector.  

 

Texto espectacular (representación) – Emisor: director – Receptor: espectador.

   

 

            El teatro es un tipo de espectáculo que se nutre  parcialmente de la literatura que constituye la obra dramática. La obra dramática, por su parte, es sólo literatura y puede ser considerada por lo que es y con un fin  en sí misma, como cualquier obra literaria. Así, puede ser consumida como obra en sí y leída por un lector en soledad, también como cualquier obra literaria. Sin embargo, no se pueden dejar de lado ciertas características propias de la obra dramática, que la diferencian de otros géneros literarios. El texto dramático posee ciertas particularidades que provienen de su virtualidad teatral  (posibilidad de representarse) y que no se observan en otros géneros.

            Así, la obra dramática está compuesta de un mensaje caracterizado por la potencialidad escénica generada por el desarrollo de lo que se denomina acción dramática. Esta puede definirse como un esquema dinámico que se extiende a partir de una situación conflictiva y se desarrolla como una línea que se desplaza desde un punto inicial a un término, pasando por diversas tensiones y distensiones. Dicho de otro modo: la obra dramática desarrolla, por medio de los parlamentos de los personajes, la acción dramática, la cual es un eje dinámico de fuerzas que despliegan un conflicto, desde una situación inicial a un desenlace o resolución.

 

            ¿Cuáles son esas fuerzas que organizan el avance del conflicto dramático? Este desarrollo lo podemos explicar mediante el siguiente esquema actancial (del desarrollo de la acción dramática)

Hay uno o más personajes que llevan adelante las secuencias más importantes de la acción, que denominamos sujeto de la acción. Este sujeto tiene un bien deseado que es el objeto que persigue, lo que quiere conseguir. A su vez, el sujeto actúa movido por determinadas situaciones que constituyen el destinadorde su accionar, que pueden ser valores, sentimientos, sucesos o mandatos de personajes y su accionar beneficia a alguien o a algo (personajes, pueblos, etc.) que es el destinatario de sus acciones. Pero hasta aquí no hay conflicto, el cual surge cuando el sujeto tiene personajes o factores que se oponen a la concreción de su objetivo, son sus oponentes; así como posee también ayudantes que lo acompañan en la concreción del mismo.

            Para desarrollar la acción dramática, el lenguaje teatral o dramático se caracteriza fundamentalmente por los siguientes rasgos:

1.    Se trata de un lenguaje eminentemente apelativo: los parlamentos del drama promueven a la acción dramática, son instrumentos de interacción entre los personajes.

2.    El mundo dramático se entrega directamente al lector, sin intermediarios: cabe diferenciar aquí que una obra dramática tiene distintas clases de lectores. Por un lado, los que consumen el texto como literatura, sean lectores individuales, investigadores o alumnos y profesores de escuelas y universidades. Por otro lado, los lectores que podríamos llamar profesionales que son los que leen la obra para representarla: actores, directores, asistentes, escenógrafos, vestuaristas y demás artífices del espectáculo teatral. De cualquier modo cualquiera de estas clases de lectores encontrará en el texto dramático sus propias líneas de lectura y hallará allí los significados que le resulten más evidentes o aquellos que le interesen en particular. Así sucede con frecuencia, por ejemplo, que un lector-director ponga de manifiesto en su puesta en escena algunos sentidos que el texto dramático propone o posee implícitamente y deja de lado otros que, a su vez, otro lector-director puede retomar. 

3.    La entrega del mundo dramático es en presente: asistimos, como lectores al momento en que el conflicto se suscita. Aunque cabe aclarar que toda la acción se desarrolla en función de un futuro hacia el que va el desenlace.

Además de esas características de escritura del lenguaje dramático, el mismo se caracteriza por estar estructurado en dos niveles textuales: un texto primario y un texto secundario.

a)    Un texto primario constituido por los parlamentos que dicen los personajes. Estos parlamentos pueden ser de tres clases:

-diálogos

-monólogos

-apartes

      Los diálogos son las interacciones verbales entre los distintos personajes. Los monólogos son reflexiones en voz alta que algún personaje realiza en soledad (caracteriza en general el teatro clásico). En los apartes, la acción escénica se congela y alguno de los personajes se dirige al público creando una complicidad con él a propósito de algún aspecto del conflicto (es característico de los géneros cómicos o del teatro infantil).

b)    El texto secundario está constituido por las acotaciones escénicas que son las indicaciones  del dramaturgo sobre movimientos, gestos, actitudes de los personajes o descripciones del lugar escénico. Estas indicaciones, que aparecen generalmente entre paréntesis, se dirigen a los diferentes tipos de lectores que explicamos que tiene la obra dramática. Por un lado, para ayudar al que lee el texto  como obra literaria a hacerse una composición de elementos necesarios para completar la lectura del conflicto. Por otro lado, las acotaciones son indicaciones para una virtual  puesta en escena y se dirigen a los que llamamos lectores profesionales: director, actores, etc., los cuales suelen hacer caso omiso de estas sugerencias del dramaturgo para la puesta y organizan los espacios, movimientos y otros códigos escénicos de acuerdo  a su propia visión del espectáculo. Este es otro indicio de que la obra dramática no está únicamente escrita para una posible representación, sino que posee entidad propia en su escritura y el dramaturgo lo sabe.

  Para cerrar estas explicaciones sobre la obra dramática y sus modos de escritura, diremos que su estructuración fue variando con el tiempo. Tradicionalmente, la obra se dividía en tres o cinco actos que indicaban el avance del conflicto: situación inicial, complicación, resolución. También se dividió en cuadros que cumplen la misma función que los actos pero, generalmente para las obras más breves (como el sainete). El teatro contemporáneo puede o no usar estas divisiones de la obra, a criterio del autor, pero casi todos sí siguen usando las escenas, que son las divisiones menores de una obra, delimitadas por la entrada o salida de los personajes que intervienen en el conflicto.

  Por último, cabe aclarar que en la historia de la obra dramática, podemos encontrar distintos géneros y poéticas que trabajaron su estética del texto de acuerdo a la visión de mundo  o ideología que querían transmitir y a la función social que le otorgaran a la obra dramática, a tal efecto, según la época. Así existieron grandes géneros teatrales como la tragedia, la comedia y el drama y subgéneros como la tragicomedia, los misterios, etc. A su vez, según la poética dominante, encontramos tetro realista, del absurdo, de la crueldad, entre otros.

 

Fecha: 31/10/2018 | Creado por: Martin