En este artículo encontrarán algunos poemas que ejemplifican el movimiento romántico en literatura

El romanticismo es un movimiento de origen Europeo (Alemania) hacia fines del siglo XVIII que se expande al resto de Europa y América durante el siglo XIX.

Una de las ideas más fuertes de esta estética es la de un ser humano que está en plena transformación. Es a través del arte que el hombre debía captar su percepción del mundo. Se conforma de este modo el concepto de Subjetividad. Así en este periodo ocurre una mayor libertad de expresión en relación al mundo, al pasado y a su propia historia. Víctor Hugo, autor del período, lo define como “un mundo encerrado en un hombre”. Esa experiencia personal y creativa, esa percepción de los fenómenos se denominó ‘nueva sensibilidad’.

El lenguaje poético es el vehículo más adecuado para expresar y reflexionar de modo creativo; la poesía romántica se libera de ciertas rigideces  en torno a reglas y convenciones. Sigue nuevos criterios para volcar su experiencia del mundo.

Algunas de las características de la poesía del periodo son:

Lirismo: la poesía lírica se define por sus contenidos dado que generalmente expresa sentimientos en primera persona. Aparece el yo lírico. No hay que confundir poesía romántica con poesía de amor. No siempre el tema es el amor

Mayor libertad formal: se le da más importancia a los ritmos. Separación de estrofas, nuevas combinaciones métricas. Los más apropiados son la elegía, la canción, el soneto y la oda.

Genio, héroe y profeta: el poeta romántico es un genio creador, un mago, un héroe, un profeta. Su experiencia como tal combina siempre la sensibilidad con la imaginación. Para él, la poesía no está solo en el lenguaje, sino en las cosas y en el modo de percibirlas. Por eso, en los poemas románticos el yo poético se confunde con la figura del autor, quien, habitado por una fuerza interior, revela en sus poemas mundos desconocidos. Los románticos no son  poetas, sino que extienden esta actitud a su vida: viven románticamente.

Siempre que se analiza una obra artística es imprescindible vincularla al contexto histórico y social en el que surge. Las producciones de los autores románticos que están a continuación son representativas de los países en los que este movimiento tuvo trascendencia y dan un repertorio general de los temas del romanticismo. Son traducciones en su gran mayoría, salvo cuando se refieren a un autor español, como el caso de Becker.

 

Para ampliar el tema podés seguir el link que se encuentra debajo:

https://www.youtube.com/watch?v=II16g3vcFsc

 

 

Selección de poemas

 

Jamás decir tu amor temas

de William Blake

 

Jamás  decir tu amor temas,

amor no puede decirse;

pues se mueve el aura suave

silenciosa e invisible.

 

Dije mi amor, mi amor dije,

le entregué mi corazón;

frío, con miedo y temblando ¡y de mí ella se apartó!

 

Pero a poco de marcharse

acercósele un viajero,

silencioso e invisible,

y ya no hubo negativa.

 

 

 

 

A Jane

Percy Shelley

 

Las agudas estrellas titilaban

y entre ellas prorrumpía la luna deslumbrante

querida Jane.

La guitarra tañía

pero sin dulces notas hasta que tú cantaste

de nuevo.

Como el esplendor suave de la luna

gélido y extenuado en los astros del Cielo

se derrama,

así tu voz más tierna

a las cuerdas sin alma le otorgaron

la suya.

Velarán las estrellas

aunque duerma la luna una hora más tarde

en esta noche;

no temblarán las hojas

mientras tus melodías de rocío derramen

su delicia.

Aunque hechiza el sonido,

cuando cantas de nuevo tu bella voz revela

el timbre

de algún mundo lejano de nosotros

donde música, luna y sentimiento

son solo uno.

 

 

 

 

A la luna

Giacomo Leopardi

 

Oh, graciosa luna, yo recuerdo

que, ahora hace un año, sobre esta loma

yo venía, lleno de angustia a contemplarte

y tú pendias entonces sobre aquella selva

como haces ahora que toda la iluminas.

lo es, no cambia de estilo,

oh mi querida luna. Pero me ayuda

el recuerdo, y el repasar el tiempo

de mi dolor, ¡Qué grato es,

en el tiempo juvenil, cuando es largo aún

el curso de la esperanza y breve el de la memoria,

el recuerdo de las cosas pasadas,

aunque sea triste y el afán dure!

 

 

 

 

Ella estaba descalza…

Víctor Hugo

 

Ella estaba descalza despeinada, en el río

se mojaba los pies, sentada entre los juncos;

cuando la vi al pasar yo creí que era un hada

y la invité allí mismo a pasear por el campo.

 

Ella al verme de pronto me lanzó una mirada

como un rayo veloz y triunfal de belleza,

y yo le dije: “Es este el tiempo para amarse:

vayamos a la sombra de algún árbol profundo.”

 

Ella secó sus pies mojados en la hierba

y alzó otra vez los ojos hacia mí alegremente

y, de pronto, la hermosa se volvió pensativa.

¡Los pájaros cantaban en lo oscuro del bosque

 

Y el agua dulcemente acarició la tierra!

Y al fin vino hacia mí, entre las verdes cañas.

Feliz y algo turbada, esta bella salvaje

con el pelo en los ojos se acercaba, riendo.

 

 

 

 

Gustavo Adolfo Bécquer

 

Rima XXI

 

¿Qué es poesía?, dices, mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul,

¡Qué es poesía! ¿Y tú me lo preguntas?

Poesía... eres tú.

 

 

Rima XXXI

 

Nuestra pasión fue un trágico sainete

en cuya absurda fábula
lo cómico y lo grave confundidos
risas y llanto arrancan. 
Pero fue lo peor de aquella historia 
que al fin de la jornada 
a ella tocaron lágrimas y risas 
y a mí, sólo las lágrimas.

 

 

 

Rima LIII

 

Volverán las oscuras golondrinas 
en tu balcón sus nidos a colgar, 
y otra vez con el ala a sus cristales 
jugando llamarán. 

Pero aquellas que el vuelo refrenaban 
tu hermosura y mi dicha a contemplar, 
aquellas que aprendieron nuestros nombres... 
¡esas... no volverán!. 

Volverán las tupidas madreselvas 
de tu jardín las tapias a escalar, 
y otra vez a la tarde aún más hermosas 
sus flores se abrirán. 

Pero aquellas, cuajadas de rocío 
cuyas gotas mirábamos temblar 
y caer como lágrimas del día... 
¡esas... no volverán! 

Volverán del amor en tus oídos 
las palabras ardientes a sonar; 
tu corazón de su profundo sueño 
tal vez despertará. 

Pero mudo y absorto y de rodillas 
como se adora a Dios ante su altar, 
como yo te he querido...; desengáñate, 
¡así... no te querrán!

 

 

 

 

Instrumentos de análisis

Voz poética: hay un destinatario mencionado en el interior del texto, un ‘tú’ al que el poeta se refiere, a veces apelando a él otras invocándolo o como una necesidad de interlocución.

Por ejemplo, en el poema de Blake, el destinatario es un ‘yo’ que se dirige al receptor general del texto, no tiene nombre y aparece en el primer verso. En los de Shelley y Leopardi tiene un destinatario fijo que es una mujer, en el caso de Leopardi, asociada a la luna.

 

Relación con la naturaleza: Hay una relación muy estrecha en los poemas románticos entre los sentimientos o ideas y el entorno natural, estos pueden ser de armonía, compensación o correspondencia.

 

Armonía: En Víctor Hugo, es armónica y joven, casual: la primavera da una sensación de final feliz. El amor está relacionado con esta estación.

 

Compensación: A la luna de Leopardi presenta el mundo de la naturaleza como compensación de las penas experimentadas por el poeta. La luna es confidente invocada.

 

Correspondencia e identificación: En el poema de Shelley hay una correspondencia entre la naturaleza y el canto, el canto remite a la poesía: la identificación se produce en el plano de lo ideal.

 

Correspondencia y desajuste: en la rima LIII la correspondencia y el amor forman parte del pasado, se produce un desajuste porque desaparece la correspondencia entre el desengaño amoroso y el mundo. La naturaleza acompaña el amor porque parecerán iguales los flujos naturales pero son irrepetibles.

 

El poder creativo de la imaginación para los poetas románticos permite realizar asociaciones en apariencia imposibles a través de las cuales expresan sus percepciones y experiencias. Ellos aproximan, relacionándolos o diferenciándolos, elementos que parecen lejanos. Algunos de los recursos más importantes que utilizan son la metáfora, la analogía y la antítesis.

 

 

Les dejo las definiciones y algunos ejemplos de los poemas propuestos:

 

La metáforaEs una figura del lenguaje que designa un objeto mediante otro que tiene con el primero una relación de semejanza. La metáfora alude a algo no nombrado, por lo tanto tiene un sentido más allá del significado literal de la palabra o frase figurada. Por ejemplo, en el poema de Shelley  ‘A Jane’ hay una asociación entre el rocío y el canto de Jane;  en ‘Jamás decir tu amor temas’  el poeta usa metáfora para manifestar su amor: le entregué mi corazón. Actualmente esta metáfora está lexicalizada, es cotidiana.

 

La comparación, símil o analogíaes una figura retórica que establece una relación entre dos términos en virtud de analogía entre ellos. Puede usar el ‘como’ o ‘cual’ para introducirse.

Por ejemplo, en la rima de Bécquer número XXI ¿cuál es la analogía que se establece. ¿Y en el poema de Shelley?

 

Antítesisfigura del lenguaje que consiste en la contraposición de dos palabras o frases con sentido opuesto (procedimiento de antonimia: blanco - negro, caliente - frío, bueno – malo). También puede referirse a dos términos no tan evidentemente opuestos como los antónimos o usando formas negativas: ejemplo: ‘desmayarse, atreverse, estar furioso’.

¿Cuál es la antítesis del poema de Blake? ¿Y en la rima LIII de Bécquer?

 

Ironía románticalos románticos definen la ironía como  un  modo en que el poeta expresa la conciencia que tiene de su propia experiencia y del lenguaje. A través de la ironía, el artista manifiesta su percepción el mundo.  En el final del poema de Blake y la rima XXXI de Becker el final de la pasión no es igual para el poeta que para la dama. Los signos de exclamación finales sirven para dar cierto tono a lo dicho.

 

 

 

Fuente: AA.VV. Lengua y Literatura I. Introducción a los discursos sociales y cuestiones literarias

La imagen corresponde al cuadro "La balsa de Medusa" de  Theodore Gericault

Fuente: Lengua y Literatura I AA.VV.; Televisión española
Fecha: 3/8/2017 | Creado por: Noelia Ayelen
Categoria: Héroe romántico
Etiquetas: romanticismo