A partir de la expansión económica del siglo XI, muchas cosas empezaron a cambiar. Aparecieron nuevas actividades y nuevos grupos sociales, junto con ellos renacen las ciudades (en un principio llamadas burgos)

Adaptación realizada sobre la base de la siguiente bibliografía:

Dobb, Maurice. Estudios sobre el desarrollo del capitalismo.

Torres, Constantino y Martinez Victoria. Historia de la Edad Media. Editorial Pueblo y Educación.

Vilar, Pierre. La transición del feudalismo al capitalismo.

LOS PRIMEROS HABITANTES DE LA CIUDAD MEDIEVAL:

ARTESANOS Y COMERCIANTES

 

Las ciudades que existieron en la época del imperio romano en Europa Occidental se habían despoblado por el clima de inseguridad y destrucción que habían provocado la caída del Imperio y las invasiones de diversos pueblos germanos. Los habitantes de esas ciudades habían buscado refugio en zonas rurales, viéndose obligados en muchos casos a aceptar las condiciones que les imponían los grandes latifundistas para permitirles vivir en parcelas de  tierra de las que ellos se habían apropiado. Así, gradualmente, fue naciendo la servidumbre.

 

Entonces, la vida se ruralizó. Ya para el siglo XI este clima de inseguridad y guerras había disminuido.

 

Los campesinos producían todo lo necesario para vivir: arados, tejidos, zapatos, ollas, armas, etc.

Sin embargo, para hacer un arado pesado, así como un molino de agua o de viento, hacían falta instrumentos y conocimientos. Se hacía difícil para el campesinado, cultivar la tierra y practicar un oficio.

Artesanos diestros y experimentados empezaron a aparecer entre los campesinos.

Así a partir del siglo XI, todo empezó a cambiar: los artículos que antes producía el campesino, junto con la producción agrícola, eran hechos ahora por un artesano especializado. Por todas partes fueron apareciendo herreros, alfareros, carpinteros, tejedores, zapateros. Se produjo, finalmente, una separación entre la producción artesanal y la agricultura.

 

Estos hombres eran dependientes, pues debían entregar al señor feudal la mayor parte de los artículos que producían en calidad de rentas.

Los artesanos fueron paulatinamente liberándose de la vigilancia del señor feudal y pudieron, entonces, disponer de casi todo el producto de su trabajo.

 

Los artículos fabricados por los artesanos eran de mejor calidad que los realizados por los campesinos; así mas gente demandaba de ellos; por lo tanto los artesanos ya estaban en condiciones de vivir de su oficio, necesitando también alimentarse de lo producido por los campesinos, generando un aumento de los intercambios.

 

El excedente agrícola y los artículos producidos por los artesanos se convirtieron en mercancías (es decir, artículos producidos para el mercado y no para el propio consumo).

 

Diversos cambios que se fueron produciendo en las técnicas agrícolas durante el feudalismo (arados con punta de metal, animales de tiro, rotación trienal de las tierras), permitieron el aumento de la producción y esto provocó un incremento de la población, generando a su vez un exceso de mano de obra. Algunos campesinos debieron entonces procurase nuevas formas de ganarse la vida. Algunos como vimos, se convirtieron en artesanos, yéndose de las grandes propiedades rurales; otros, se dedicaron a comprar granos baratos y a venderlos allí donde faltaban; el mismo método se utilizó con otros productos que eran comunes y accesibles y se vendían más lejos, convirtiéndose en un comerciante.

Por último, otra forma de intercambio la producían algunos vasallos encargados por sus señores de realizar actividades comerciales y al mismo tiempo, a escondidas de sus señores, realizaban operaciones por su cuenta.

 

RENACE O NACE UNA CIUDAD

 

Los artesanos y comerciantes que fueron surgiendo en la sociedad feudal buscaron lugares donde instalarse por fuera de los señoríos. En muchos casos, ese lugar lo encontraron en las proximidades de las murallas de viejas fortalezas que se encontraban a lo largo de los ríos o de los cruces de caminos.

 

Estos nuevos espacios donde comenzaron a habitar artesanos y comerciantes se denominaron Burgos y con el tiempo se fueron convirtiendo en verdaderas ciudades, separadas e independientes de los señoríos. Desde ya, durante el feudalismo las ciudades constituyeron un porcentaje muy pequeño del territorio total de Europa occidental y, por lo tanto también la población que albergaban era muy reducida en relación a la población rural, que continuó siendo mayoritaria hasta el siglo XIX.

 

Los habitantes de los señoríos comenzaron a solicitar de los artesanos y comerciantes que habitaban estos burgos armas, muebles, copas y herramientas. Los mercaderes de otros países también iban allí y vendían costosas mercaderías orientales. Además vendían hierro, sal, cuero y lana. Los campesinos de las aldeas vecinas llevaban alimentos y compraban los artículos hechos que necesitaban para sus casas o para vestimenta.

Como el espacio dentro de las murallas no alcanzaba para albergar a la cada vez más numerosa cantidad de población,  tuvieron que establecerse en las afueras del burgo donde construyeron sus aldeas. Los artesanos para vivir y los mercaderes para descansar entre largas jornadas de viaje.

Sus pequeñas viviendas se agrupaban alrededor de los muros de grandes monasterios y castillos feudales o también entre las ruinas de las antiguas fortalezas romanas. Estas aldeas se convirtieron en verdaderas ciudades que luego se rodearon de nuevas murallas de protección y con el tiempo las viejas murallas se derrumbaron y fueron sustituidas por las nuevas. Las antiguas aldeas de artesanos y mercaderes se convirtieron en ciudades fortificadas que crecían con la cantidad de emigrantes que llegaban a ellas provenientes del campo.

Así nacieron las ciudades medievales que fueron conocidas con el nombre de burgos y sus habitantes fueron identificados con el nombre de burgueses.

 

Burgueses en la Edad Media eran todos los habitantes del burgo: un rico mercader, un pobre capataz o un simple tabernero; es por eso que no podemos confundir esta burguesía medieval con la burguesía capitalista que surgirá posteriormente.

                                                                                                                           

     

Brujas: un ejemplo de formación de una ciudad

“Una vez que se hubo construido el castillo, algunos comerciantes comenzaron a reunirse frente a la puerta del puente del mismo; esto es, comerciantes, taberneros y luego otros forasteros, para suministrar comida y albergue a los que tenían que hacer negocios con el conde y muy a menudo, acudían allí. Se construyeron casas y albergues para su servicio, puesto que no había lugar dentro del castillo. Estas construcciones aumentaron con tanta rapidez que pronto hizo su aparición una gran villa, que fue denominada Brujas, palabra que significa puente”.

Tomado de Historia de la economía del mundo occidental. UTEHA, México 1955.

 

Este es un ejemplo de cómo surgió una ciudad en el interior de la sociedad feudal. Para resumir, podemos enumerar los siguientes ejemplos:

  • Algunas surgieron por la iniciativa de los señores feudales que necesitaban de comerciantes y artesanos que proveyeran a sus necesidades.
  • Otras surgieron cuando las caravanas de mercaderes se asentaron en algún cruce de caminos.
  • En otros casos, eran supervivencias de antiguas ciudades romanas que resurgieron ante un periodo de paz y prosperidad.

 

El renacimiento urbano se vio favorecido por el aumento del comercio marítimo del Mediterráneo, ocurrido luego de las Cruzadas.

Respondé las siguientes preguntas:

1) ¿Qué condiciones te parecen necesarias para que un lugar se convierta en un burgo? Enumerá por lo menos tres.

2) Elaborá un texto breve que explique cómo y por qué surgieron las ciudades medievales a partir de los siguientes conceptos, incluyendo también tu respuesta a la consigna anterior:

Viejas fortalezas – murallas – aldeas – seguridad – artesanos – comerciantes – excedente – Burgos – burgueses

El surgimiento de los gremios

La producción artesanal en las ciudades era realizada en los talleres y era hecha a mano con instrumentos muy sencillos.

Los dueños de los talleres eran los maestros artesanos y cada uno de ellos se especializaba en la fabricación de unos pocos productos y trabajaba en el oficio toda su vida. Generalmente sus hijos aprenderían el mismo oficio.

Estos maestros venden sus productos en el taller. Generalmente producían por encargo. Entonces, eran, al mismo tiempo, artesanos y comerciantes. El maestro artesano no trabajaba solo, lo ayudaban su familia y los aprendices.

Los aprendices además de trabajar en el taller, tenían que ayudar en las tareas domésticas de la casa del maestro (lugar donde estaba también el taller). En general, eran adolescentes y vivían en la casa del maestro, pasado un tiempo determinado, siempre mayor al que se requería para aprender un oficio, el aprendiz podía transformarse en oficial.

El oficial recibía un pago y luego de varios años podía convertirse en maestro.

En conclusión, los aprendices y oficiales dependían del maestro; le debían pedir permiso para cualquier cosa y no podían dejarlo porque, de lo contrario, perderían el derecho de poder abrir en el futuro su propio taller.

En las calles, donde artesanos de un mismo oficio fabricaban objetos, todo estaba estrictamente establecido y cronometrado:

  • Todos los artesanos empezaban y dejaban de trabajar a la misma hora;
  • Todos tenían la misma cantidad de aprendices;
  • Todos los objetos eran idénticos;
  • Todos trabajaban con los mismos instrumentos;
  • Todos pertenecían a un gremio que controlaba la producción y la vida del artesano

 

El señor feudal siempre pretendió cobrar tributos así como regular la producción artesanal y el comercio de los Burgos que iban creciendo. Sus abusos y pretensiones llevaron a los artesanos a agruparse para ser más fuertes. Así surgieron los gremios de artesanos.

Pero el gremio también cumplía otras funciones; a través de reglamentaciones evitaba la competencia entre sus miembros y controlaba el cumplimiento de las normas mencionadas anteriormente.

Por otro lado, el gremio buscaba establecer el predominio exclusivo de su grupo de artesanos sobre el mercado, que era bastante chico puesto que los campesinos no tenían recursos suficientes como para comprar.

3) A partir de la información que figura más arriba,respondé quiénes eran los habitantes de la ciudad medieval. Describí en cada caso sus actividades. ¿Qué eran los gremios medievales y quiénes eran sus integrantes? ¿Cómo era su forma de trabajo?

Fuente: Bibliografía: Dobb, Maurice. Estudios sobre el desarrollo del capitalismo./ esunmomento.es /dtlux.com/web.educastur.princast.es
Fecha: 6/3/2018 | Creado por: Sandra