Chicos, acá les comparto los videos, textos y la canción que trabajamos para el 24 de marzo.

Chicos: Los invito a ver los siguientes videos y a partir de ellos reflexionaremos juntos en clase. 

A continuación leeremos la siguiente fuente: 

 

El proceso del terror

La última dictadura militar, que golpeó el sistema constitucional el 24 de marzo de 1976 y se mantuvo en el poder hasta el 10 de diciembre de 1983, fue un proyecto cuidadosamente organizado y al que los militares llamaron “Proceso de Reorganización Nacional”.

Las Fuerzas Armadas en su totalidad —Ejército, Marina y Aeronáutica— desplazaron a través de las armas a la presidenta, se hicieron cargo del país y se dividieron el poder entre ellos. El “Órgano Supremo del Estado”, como lo llamaban, estaba integrado por los tres comandante en jefe —Videla, Massera y Agosti— y ese órgano designaba al presidente, que fue Videla hasta 1981.

Se trató de una dictadura cívico-militar porque contó con el apoyo y el impulso de grandes empresarios, sectores conservadores relacionados con la iglesia católica y algunos representantes del poder judicial. Todos ellos participaron y fueron beneficiados por este régimen. Los militares tenían el propósito declarado de “acabar con la subversión”; y para ellos, subversivos eran los militantes políticos, los alfabetizadores, los intelectuales, los estudiantes, los obreros, los dirigentes barriales, los sindicalistas que no se dejaban manejar, cualquiera que criticara o reclamara merecía esa etiqueta fatal. Subversión también implicaba toda forma de movilización popular, de protesta, de reclamo o tan siquiera de crítica. Fue una palabra que sirvió para señalar al diferente, al que no pensaba como ellos, y los golpistas opinaban que a los diferentes había que aniquilarlos.

El método elegido fue el terrorismo de Estado, o sea un sistema de amenazas, persecución, secuestros, torturas y asesinatos prolijamente planificados desde el Poder para infundir el miedo y el terror en la población. El trabajo “sucio” lo hacían grupos de tareas, que “chupaban” —secuestraban— a la gente y la trasladaban a los centros clandestinos de detención. Como esos centros de tortura eran secretos y los secuestros y asesinatos no se declaraban, los secuestrados pasaban a ser “desaparecidos”. En los ocho años del gobierno militar llegó a haber 30.000 desaparecidos.

Durante este período, no sólo se persiguió a las personas consideradas subversivas. Además se prohibió la publicación y la circulación de libros, canciones, películas, revistas y diferentes formas de expresión que consideraran que podían ser medios de difusión de sus ideas.

Texto elaborado en base a distintas fuentes

Para finalizar la actividad de la clase, escucharemos juntos la siguiente canción: 

 

 

Fecha: 27/3/2017 | Creado por: Camila
Categoria: libertad y dignidad