LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

 

El proceso de industrialización fue acompañado con un crecimiento urbano rápido y desordenado. Los barrios obreros se fueron formando alrededor de las fábricas con el objetivo de acortar la distancia de la fuerza de trabajo y las fábricas, por lo tanto sus costos y tiempos eran notoriamente menores. Además, esto provocó la segregación de los obreros en barrios marginales sin ningún tipo de servicio, ya sea de limpieza, agua o higiene. Y como imaginarán la vida de la burguesía era muy distinta.

Estas precarias condiciones de vida y las profundas desigualdades sociales que acompañaron a la industrialización causaron un creciente enfrentamiento entre obreros y burgueses. Las extensas jornadas de más de 14 horas de trabajo, sin ningún tipo de legislación laboral, el trabajo de mujeres y niños )cuyos costos eran mucho más bajos), provocaron una profundización de las diferencias entre la burguesía y el proletariado (no tenían otra posesión que sus hijos o prole). Estos bajos costos de la fuerza laboral, entre otros factores, hicieron que los dueños de los talleres, fábricas, grandes comerciantes y los banqueros experimenten un proceso de enriquecimiento.

Pero las protestas no se hicieron esperar. Rebeliones campesinas y motines por abastecimiento y consumo, debido al aumento del pan, se hacían cada vez más comunes en el campo.

Pero a medida que avanzaba el proceso de industrialización, el conflicto pasó a centrarse entre los obreros y los patrones. Las disputas se enfocaban, por ejemplo, en aumentos de salarios (o la no reducción de los mismos), las condiciones laborales y la reducción de la jornada de trabajo. Por supuesto, al principio, los obreros carecían de organización, pero progresivamente fueron apareciendo durante el siglo XVIII organizaciones que luchaban por la defensa de los intereses de los trabajadores: cooperativas, sociedades de socorros mutuos y sindicatos.

 

ACTIVIDAD 1

Lean el siguiente fragmento del historiador Eric  Hobsbawm.

La vida del trabajador

El trabajador pobre, cuyo mundo y forma de vida tradicionales fue destruida por la Revolución Industrial, no estaba conforme con la situación.

El trabajo en una sociedad industrial es, en muchos aspectos, completamente distinto del de una sociedad preindustrial. En primer lugar está desempeñado, sobre todo, por el trabajo de los obreros, cuyo principal ingreso es su salario. Por otra parte, al trabajo preindustrial lo hacen, fundamentalmente, familias con sus propias tierras de trabajo. [...] En segundo lugar, el trabajo industrial –mecanizado, de las fábricas– impone una rutina y monotonía completamente diferentes de los ritmos del trabajo preindustrial que dependen de las estaciones o del tiempo. Estas dos formas de trabajo coexistieron durante mucho tiempo e, incluso, en la actualidad hay lugares en donde persiste el trabajo preindustrial.

En tercer lugar, el trabajo en la era industrial se realizaba cada vez más en los alrededores de las grandes ciudades.

¡Qué ciudades! El humo flotaba continuamente, la mugre se impregnaba, y los servicios de agua, los servicios sanitarios y los de limpieza de las calles no eran suficientes. Así, se produjeron, sobre todo después de 1830, epidemias de cólera, fiebres tifoideas y enfermedades respiratorias e intestinales.

Texto adaptado de Eric Hobsbawm, Industria e Imperio, Barcelona, Ariel, 1977.

A. ¿Cuáles son las diferencias entre el trabajo en una sociedad industrial y el trabajo en una sociedad pre industrial, según Hobsbawm?

B.  ¿Por qué Hobsbawm afirma que: “El trabajador pobre, cuyo mundo y forma de vida tradicionales fue destruida por la Revolución Industrial, no estaba conforme con la situación”?

 

ACTIVIDAD 2

Lean los siguientes textos y contesten las preguntas que se encuentran debajo

EL RECHAZO AL MODELO FABRIL

"Lo cierto es que las primeras fábricas textiles inglesas enfrentaron una renuencia general de parte de la clase trabajadora potencial a aceptar el empleo en fábricas. Se opusieron sobre todo al trabajo inflexible y a la disciplina de las fábricas, tan contraria a las costumbres anteriores de sociabilidad y trabajo autónomo. Muchas de estas primeras fábricas se modeloran conforme a casas correccionaes y prisiones y eran manejadas por aprendices indigentes "involuntarios". Esta indentificación de la fábrica con el trabajo forzado penal significó también que los antiguos artesanos y trabajadores de las industrias caseras sintieran que perdían posición social al dejar la relativa autodeterminación de la producción en el hogar para aceptar la servidumbre del trabajador industrial. La verdad era que, en tanto hubiera algún grado de libertad de elección entre el trabajo casero y la fábrica, el trabajador prefería la casa. Fue lento y resistido el crecimiento del proletariado fabril libre. El odio al sistema de fábricas alentó, en no pequeña parte, la situación cercana a la guerra civil entre la clase acomodada y el hombre coún que caracteizó a la primera parte del siglo XIX."

Eric Wolf, Europa y la gente sin historia, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 1998.

 

LAS CIUDADES FRACTURADAS

"Los contemporáneos que deploraban la desmoralización de los nuevos pobres urbanos e industrializados no exageraban. Todo coincidía para agrandarla. Las ciudades y zonas industriales crecían rápidamente, sin plan ni supervisión, y los más elementales servicios de la vida de la ciudad no conseguían ponerse a su paso. Faltaban por completo los de limpieza en la vía pública, abastecimiento de agua y viviendas para la clase trabajadora (...). La casi universal división de las grandes ciudades europeas entre un "hermoso oeste" y un "mísero este", se desarrolló en este período"

Eric Hobsbawm, La era de la revolución (1789-1848), Barcelona, Crítica, 1997.

A. ¿Por que los trabajadores del siglo XVIII se mostraban renuentes a ingresar a trabajar en las fábricas?

B. ¿Que comparación hace Wolf para describir las fábricas del siglo XVIII? ¿Por qué?

C ¿Por qué Hobsbawm habla de "ciudades fracturadas"? Expliquen en qué sectores vivían ambas clases sociales.

 

 

Fecha: 2/11/2020 | Creado por: Natali
Etiquetas: Segundo año, revolución industrial, actividad