Estas son las metas propuestas en Formación Ética Ciudadana

Objetivos de la materia

El objetivo de la materia no es sólo enseñar la ética, sino formar mediante valores una cultura en la que todos queramos respetar las normas, apuntando a una mayor y mejor toma de conciencia sobre el respeto a la ley, a la sociedad y a los derechos de los demás. El objetivo de la materia no es únicamente reunir información para acumular conocimientos sino motivar una apertura y reflexión crítica sobre ciertas conductas individuales y sociales dentro de la sociedad. Es necesario debatir y reflexionar sobre los valores ciudadanos y la ética pública y privada. Una sociedad que desea consolidar la confianza en las instituciones y crecer en el marco del imperio de la ley, debe ocuparse en analizar y debatir en libertad todas las cuestiones que atañen a los valores personales y sociales, con el objeto de fortalecer virtudes y combatir las prácticas que van en contra de las instituciones públicas y atentan contra la sociedad, el orden moral, la justicia y el desarrollo integral de los pueblos.

Se pretende como objetivo general promover y crear conciencia social acerca de la importancia del respeto por el estado de derecho, de la nocividad que implican los actos de corrupción dentro de las instituciones públicas, sin dejar de lado tampoco la actividad privada. Es en clase, en la escuela el lugar adecuado para poder comenzar a cambiar pautas sociales que no nos agradan o sobre las cuales no hay un buen ejemplo desde “el afuera”.

La vida social existe en tanto siga teniendo vigencia un cierto sistema de reglas, valores que condicionan la conducta social de los individuos, los puntos de referencia necesarios para su orientación. Cuando este sistema se debilita, los miembros de ese sistema se debilitan, se desorientan, se desmoralizan y adoptan conductas diferentes a las deseadas. A esto se llama estado de anomia. La anomia puede ser entendida como la falta de concordancia entre el derecho positivo y la moral individual. Esto explica las transgresiones a las normas legales.

La actuación preventiva a través de la formación ética y ciudadana se presenta como una intervención útil, relevante y necesaria.

En el aula buscaremos educar contra esta cultura de la transgresión, para estimular la confianza en un sistema de reconocimiento colectivo al mérito, puede demostrar capacidad de hacer respetar las reglas, etc. Esto se logrará generando capacidades para la participación de los alumnos, fomentar las competencias expresivas y actitudinales con el fin de fomentar un ejercicio de la ciudadanía activa. Debe ser un espacio donde se experimente la democracia, donde se acepten y respeten ciertas reglas básicas, comunes y compartidas. Es decir, el respeto por la norma y la existencia de la sanción ante la infracción.

Fecha: 1/4/2019 | Creado por: Alberto Ariel
Categoria: anual