Los alumnos de 3er. año de la orientación Humanidades, emprendieron un viaje de estudios a Mar del Plata, en el marco de la materia Geografía, del área de Ciencias Sociales.

Acompañados por el Director de la orientación, Daniel Levy, la Coordinadora de alumnos, Sandra Borenstein, junto con la asistente educativa Florencia Romero y sus docentes María Susana García Nani y Bruno Cogo, los chicos tuvieron la oportunidad de transferir situaciones desarrolladas en la escuela a espacios geográficos cercanos; en las que pusieron en práctica vivencial el vínculo sociedad-naturaleza y sus evoluciones.

“Apuntamos a que los estudiantes puedan analizar la transformación de los espacios, plasmando en el mundo real lo estudiado en libros, para ver que las propiedades se aplican a cualquier ciudad costera”, explicó la profesora García Nani.

Entre las actividades, realizaron mediciones de variables meteorológicas y oceanográficas, como así también reconocimiento de estratos geológicos y muestras mineralógicas. “Comprender la naturaleza en vivo generó un mayor interés en todos. Por ejemplo, conocí la uña de gato, una planta que me impresionó porque se adhiere a dunas”, contó Juana, alumna de la especialidad.

Por su parte, su compañera Candela mencionó que le resultó curioso ver animales relacionándose en la ciudad portuaria. “En el puerto hay lobos marinos y, en Mar Chiquita, cangrejos. Son parte del ecosistema de los territorios”, detalló sobre algunos de los lugares que visitaron, entre los que también se encontraron Sierra de los Padres y Chapadmalal.

Otro aspecto a analizar en el viaje fue el cambio de los espacios en verano o invierno. “Llevamos a cabo una comparación temporal de las zonas urbana y portuaria, para observar las modificaciones que se están produciendo y documentarlas mediante fotografías”, manifestó el profesor Cogo.

Ahora los chicos se encuentran desarrollando un trabajo en clase a partir del recorrido, en el que harán una puesta en común de lo estudiado y, a través de una actividad colaborativa, expresarán sus ideas y conclusiones.

“Generar un buen vínculo entre el alumno y el profesor facilita al aprendizaje”, afirmó Candela. A lo que Cogo agregó: “Los docentes aprendimos de la experiencia. Resultó una práctica estudiantil y recreativa, en la que también se tuvieron en cuenta aspectos sociales”.

Este viaje permitió desplegar dos de los objetivos más destacables de la escuela: que los alumnos sean protagonistas de sus aprendizajes y ampliar sus vínculos de relaciones sociales en la convivencia.

Fecha: 23/10/2018 | Creado por: Carolina
Categoria: Noticias 2018
Etiquetas: