Repleta de diseños innovadores y vanguardistas, se llevó a cabo Expo Diseño 2017. La muestra, que se realiza desde hace más de diez años, exhibió cerca de 90 productos ideados y confeccionados por los alumnos de 6to. año de la orientación Diseño Industrial. El encuentro contó con la participación de más de 300 personas que pudieron disfrutar de las creaciones al ritmo de las bandas musicales conformadas por los alumnos de la escuela.

Mesas, organizadores, luminarias, sillas, mochilas, carteras, tablas, pies de guitarra y un ingenioso monopatín fueron algunos de los objetos que presentaron los jóvenes en esta oportunidad.

La exposición, que contó con un stand en el que alumnos de 3er., 5to. y 6to. año realizaron divertidos fotomontajes con imágenes tomadas en vivo, fue el corolario de un proceso arduo y enriquecedor comenzado a principios del ciclo lectivo, en el que los estudiantes plasmaron todos los conocimientos adquiridos, intereses y habilidades.

“La participación de los chicos en la expo representa un logro enorme porque vemos forjados tres años de trabajo en equipo, basados en la formación de una enseñanza específica como es el diseño industrial. Es muy emocionante para los profesores ver cómo un alumno puede llevar adelante la creación de un prototipo”, explicó Mariela Sobrado, Directora de la orientación Diseño Industrial.

Para empezar, los jóvenes decidieron los temas con los que iban a trabajar e investigaron sobre ellos. Luego analizaron distintos paradigmas de diseño y optaron por uno. Posteriormente confeccionaron numerosas propuestas de diseño y después una maquetación a escala que sirvió para hacer ciertas correcciones antes de construir la maqueta final en cartón. A partir de allí, los estudiantes realizaron un modelado en 3D que les sirvió para obtener los planos técnicos.

En el tramo final de la actividad los alumnos trabajaron con proveedores reales para confeccionar sus diseños, aprendiendo así a pedir presupuestos, negociar precios y establecer tiempos de entrega que fueron fundamentales para exhibir las creaciones.

“Esta forma de aprendizaje les permite a los chicos tener vivencias emocionales y de acción, incorporando conocimientos a través de las distintas experiencias a partir del vínculo con sus intereses y necesidades”, sostuvo Lorena González Nieva, Profesora a cargo de la materia Proyecto Final. 

A lo largo de todo el proceso los estudiantes tuvieron un cuaderno de bocetos y realizaron presentaciones sistemáticas con el fin de trabajar junto a los docentes en la evolución de sus proyectos.

“Cada año vemos como a los chicos le brillan los ojos de la emoción. Recién cuando presentan los trabajos ante sus familiares y amigos se dan cuenta de todo el camino transitado, del capital adquirido y de lo que pueden llegan a hacer en un futuro”, dijo Mariela.

 

Experiencias en primera persona

Expo Diseño 2017 reunió a una nueva generación de diseñadores que, desde una mirada fresca, llevaron adelante diversas creaciones implementando materiales y métodos de vanguardia como son el modelado y las impresiones en 3D.

Julieta fue una de ellos. Su proyecto surgió a partir de la necesidad de sentirse protegida los días de lluvia. Por tal motivo decidió diseñar una mochila liviana con capucha impermeable y tela reversible que pudiera ser de gran utilidad en esas ocasiones. “Fue una experiencia increíble; haber podido llevar a cabo esta idea significa un montón para mí. Una amiga de mi mamá me ayudó en la confección con su máquina de coser. Hice mil intentos hasta que quedó como yo quería, pero me siento realizada”, explicó la joven, emocionada.

Tomás fue otro de los estudiantes que se inspiró a partir de un deseo personal: tener un pie de guitarra para guardar sus bajos. “El que estaba en mi casa era muy precario, así que decidí hacer uno resistente, con una estructura simple y fuerte. Primero recorrí casas que vendían materiales de construcción para ver las posibilidades disponibles en el mercado y luego empecé a pensar a partir de ellas. Estoy muy contento con el resultado”, sostuvo.

“Yo soy un apasionado de los vehículos. Por eso, en un primer momento, se me ocurrió confeccionar una bicicleta pero, debido a los tiempos de producción y su complejidad, decidí hacer un monopatín urbano que se adapte a todos los desniveles”, contó Gonzalo, orgulloso junto a su creación. El joven explicó que le costó mucho conseguir un herrero que lo ayudara, pero finalmente no sólo dio con el indicado, sino que además le regaló el trabajo.

Cuando en la casa de Nicole comenzaron a pensar en comprar una mesa cómoda y versátil para compartir las picadas de los fines de semana, la alumna los contuvo de inmediato y les aconsejó que esperaran unos meses ya que ella iba a ocuparse de confeccionar una. Fue así como decidió sorprender a sus padres con un mobiliario de madera enchapada y melamina blanca. “Quería que tuviera un sector de guardado y que pudiera achicarse o desplegarse según las necesidades de cada encuentro. Presenté diez propuestas distintas ya que cuando me juntaba con los carpinteros lo que tenía en mente no siempre era factible y los costos eran una locura. Finalmente me ayudó el papá de una amiga y logré lo que me había propuesto”, contó con una inmensa sonrisa.

Cuarenta fueron los bocetos que hizo Gonzalo con el objetivo de obtener un banco de diseño acorde a sus expectativas. Perseverante y tenaz, el joven logró confeccionar un asiento a medida con rueditas imperceptibles y una bandeja desplegable en la que se pueden apoyar los materiales de dibujo que utiliza todo creativo a la hora de trabajar. “Estoy impactado, lo miro y me parece una locura, ¡lo hice yo!”, dijo asombrado.

Fecha: 1/9/2017 | Creado por: Violeta Cecilia
Categoria: EXPO
Etiquetas: