Martes 21 de Octubre de 2014
Seguinos en 
Facebook Twitter
Recordar
ACCIONES
Justificación teórica del proyecto
Una mirada sociológica sobre el fenómeno del fútbol y su vinculación con la identidad.
¿Por qué elegir un club de fútbol para realizar una investigación etnográfica? ¿Por qué tomarse el trabajo de buscar en un ámbito que no goza de la aprobación de la mayoría de los intelectuales, por tildarlo de poco sustancioso en ideas? Esta es la primera pregunta que propusimos a nuestros estudiantes cuando, de manera consensuada, decidimos el tema. Y es que, mayoritariamente, nadie pone buena cara en el momento en el que buscamos incluir un claro elemento de la cultura popular en una investigación con pretensiones científicas.

Así llegamos a la próxima pregunta: ¿Cómo vivimos en el fútbol? Obviamente, no todos lo vivimos jugándolo, en el sentido común –lúdico– del término. Tampoco lo vivimos, aunque es un nudo de nuestra articulación con él, observándolo directamente. La sospecha es que, fundamentalmente, lo vivimos verbalizándolo. Dicho de otra manera: vivimos hablando –sea como sea– de él y de sus avatares.

Entender el fútbol es más importante que entender la práctica corporal que le corresponde, en la medida en que el conocimiento garantiza el acceso a ciertas discusiones que se producen en momentos de intensa sociabilidad. Estas discusiones exigen de los participantes una clara definición acerca de la posición en la que se encuentran.

Dentro del proceso de popularización del fútbol en América Latina es clave la incorporación, no tanto de las reglas del juego, sino más bien de un patrón de sociabilidad constituida por la libre asociación a los clubes, de individuos de similar status e intereses compartidos, en la medida que los antiguos criterios para demarcar las fronteras de clase, status y pertenencia se volvían ineficaces.

A partir de la pertenencia a un club, se pasa a participar activamente en la vida social, una participación que comienza por la elección, desde muy temprano, de una entre muchas agremiaciones clubísticas. Tal elección “personalizada y personalísima”, permite, como afirma Da Matta: “redefinir la identidad social un en nivel más amplio. Un nivel que es al mismo tiempo nacional y cívico, ya que va más allá de la casa y de la familia, Un nivel que tiene que ver con un universo hecho de individuos y de normas universales y que se realiza concretamente en la calle, en el estadio, en pleno ámbito público”.

Así llegamos a la idea de pensar cómo un grupo de personas construye su identidad como paraguayos y cómo se define esa "paraguayeidad" fuera del Paraguay. E indagamos en un campo específico como es el fútbol, como terreno social desde el cual se construyen sentidos que reenvían el análisis hacia otros campos sociales. Por ello, el fútbol, como práctica, pasa a ser algo más que una acción corporal (tanto por parte de quienes juegan como de aquellos que asisten a los estadios): se convierte en una metáfora de la arena social, concebida como terreno de lucha por el sentido. De esta manera, se convierte en parte de las estrategias que los inmigrantes asumen dentro de este campo, y les permite refuncionalizar este capital simbólico a partir de los intereses propios de la colectividad migratoria. Así, el Club Atlético Deportivo Paraguayo no sólo juega el campeonato de fútbol de la división "D" para salir campeón, sino que, además, disputa otros diversos objetivos.

| Más
Fecha: 2/7/2009 | Creado por: Juan Pablo
Tags: